Archivo por meses: junio 2023

SI JUEGAS AL FÚTBOL, AL TENIS, AL BALONCETO O AL GOLF…TEN CUIDADO CON TUS SESAMOIDEOS

¿QUÉ SON?

Un hueso sesamoideo es un hueso incrustado en un tendón. En el pie normal, los huesos sesamoideos son dos huesos en forma de media luna que se localizan en la región metatarsiana, debajo de la articulación del dedo gordo. El sesamoideo interior o medial se denomina tibial y el exterior o lateral se conoce como peroneal.

¿PARA QUÉ SIRVEN?

  • Durante la fase de propulsión de la pisada, cuando sólo tocan el suelo los dedos del pie, y el talón está levantado, los sesamoideos funcionan como una polea para los tendones, ayudando al dedo gordo a ejercer su función de palanca. 
  • Los huesos sesamoideos son unos cojinetes que ayudan a soportar la presión que se ejerce sobre el primer metatarsiano al caminar, correr y saltar.

CAUSA DE LAS SESAMOIDITIS

La sesamoiditis se puede producir por:

  • Actividades de impacto en la región metatarsiana, como correr, jugar baloncesto, fútbol, golf, tenis y ballet. 
  • Es frecuente en las personas con juanetes o con rotación interna del primer metatarsiano.
  • El uso frecuente de zapatos de tacón alto puede causar sesamoiditis.
  • La falta grasa en la almohadilla plantar priva a esa zona anatómica de una deseable amortiguación.

SÍNTOMAS Y DIAGNÓSTICO

La sesamoiditis. Es una inflamación crónica en los huesos sesamoideos y los tendones implicados con dichos huesos. A menudo, se manifiesta con un dolor sordo y largo debajo de la articulación del dedo gordo. El dolor aparece y desaparece y ocurre generalmente con ciertos zapatos o ciertas actividades.

El diagnóstico corresponde en todo caso al especialista.

TRATAMIENTO

El tratamiento no quirúrgico incluye desde antiinflamatorios, fisioterapia o ultrasonidos.

Las plantillas ortopédicas son un medio eficaz para descargar la presión en la articulación del dedo gordo del pie y por ende en los sesamoideos, aliviando y/o eliminando el dolor.

Los zapatos con suela delgada y dura pueden exacerbar esta patología. Normalmente evitar su uso elimina o mejora el dolor.