ARTROSIS Y MUJER

El organismo de la mujer, es una fascinante máquina preparada por la evolución para unas complejísimas y cruciales funciones biológicas, que en contrapartida, le hacen susceptible de padecer diversas complicaciones y patologías, afectando, una buena parte de ellas, al aparato locomotor.

El cuerpo femenino ha evolucionado  de un modo que le hace más resistente en unos aspectos (a las infecciones, al dolor…) pero algo más frágil desde el punto de vista de huesos y articulaciones.

A las complicaciones de origen morfológico y biológico, se le suman condicionantes sociológicos y laborales que vienen a complicar la situación, agravando la desventaja física de partida de nuestras compañeras y consortes.

CONDICIONANTES BIOLÓGICOS:  LA ARTROSIS

Las articulaciones son unas sutiles “bisagras” que nos permiten mover nuestros miembros de forma suave, eficiente y silenciosa. Una de las piezas esenciales de nuestras articulaciones son los cartílagos articulares. Los cartílagos, gracias a su elasticidad, soportan y distribuyen las diferentes presiones mecánicas que reciben, impidiendo que se lesionen los huesos.

Por desgracia, estos cartílagos, como todo el tejido vivo, envejece y se va degenerando, originando la llamada artrosis. A medida que se gastan los cartílagos los huesos van chocando entre sí, produciendo dolor, inmovilidad y deformación.

La artrosis es, probablemente, la enfermedad más frecuente de las personas que superan los 40 años. A los 50 ya afecta al 90% de la población y por encima de los 60 la padece casi el 100%. Por tanto la artrosis forma parte del proceso normal de envejecimiento PERO hay factores que la favorecen y la mala noticia es que afecta mucho más a las mujeres, especialmente si hablamos de manos y rodillas. En la gráfica siguiente, tomada del estudio EPISER del Doctor Carmona, vemos que la prevalencia de artrosis de manos es cinco veces mayor en mujeres que en hombres, dos veces y media superior en rodillas y un 50% superior en columna.

 ¿Por qué la artrosis afecta más a las mujeres? Se ha demostrado que los condrocitos, es decir, las células de los tejidos cartilaginosos de las articulaciones tienen  receptores estrogénicos, que les hacen susceptibles de beneficiarse de estas hormonas circulantes en el torrente sanguíneo porque ente otras cosas contribuyen a la reducción del daño en el cartílago así como a su estabilidad. Por tanto se puede decir que los estrógenos son condro protectores y que la menopausia viene a reducir esta protección. Por supuesto que, además de la condición femenina, existen otros factores de riesgo que contribuyen a fomentar el desarrollo de la artrosis, y la buena noticia es que, a diferencia del sexo, algunos de ellos son modificables.

 FACTORES QUE DESENCADENAN LA ARTROSIS Y CÓMO PREVENIRLA

Factores no modificables

  1. La edad
  2. El sexo: por desgracia no es modificable.
  3. La menopausia: es un factor no modificable, aunque hoy en día en ciertos casos se pueden paliar sus efectos mediante un tratamiento hormonal sustitutivo.
  4. La genética: no es modificable, aunque conviene conocerla para intentar prevenir en lo posible esta dolencia.

Factores modificables

  1. El estilo de vida: el sedentarismo también favorece la degeneración. La función hace al órgano y el desuso del mismo también lo anquilosa. Esto sí es modificable. Hay actividades como tocar el piano o la flauta que previene la artrosis en los dedos.
  2. La obesidad produce una hiper presión, especialmente en los discos intervertebrales y las rodillas. Por tanto mantenerse en el peso adecuado ayuda a prevenir.
  3. Traumatismos. Es modificable en la medida en que se pueda evitar estilos de vida que los favorezcan.
  4. Incongruencia articular, como luxaciones, displasias, fracturas mal consolidadas. Algunas de estas situaciones son modificables, sobre todo a temprana edad. Por ello hay que corregir desde la niñez patologías como la escoliosis, displasia de caderas, dismetrías etc.
  5. Repetición exagerada de ciertos movimientos. Esta circunstancia conecta con algunas condicionantes sociológicos de la mujer que sí son modificables…pero de esto hablaremos en el próximo artículo.

En cualquier caso si tiene alguna duda, debe acudir a su médico de familia o a su traumatologo.

 

Ignacio Nájera García-Segovia

Gerente de Ortopedia Orto-Center

4 pensamientos en “ARTROSIS Y MUJER

  1. Mario

    Hola Nacho….
    Si.. tal como dices, es en la mujer, una dolencia practicamente «normal» con la caida de la arena…
    En casa lo venimos viviendo hace tiempo con mi Madre.. ya hizo los 79…y aunque «es de Acero» la Vieja, casi te podria decir que «subconscientemente», hasta siento la probable certeza, de que ella estuviera sufriendo los sintomas desde epocas inmemoriales… ni recuerdo cuando fue la primera vez que dijo : «Creo que tengo artrosis.. cada vez me duelen mas las manos, las rodillas, la espalda..»
    Y solo queria agregar a tu buen «Articulo»..(vaya nombrecito, no.?) .. que a pesar de que mi Madre lkeva lo mejor posible esta dolencia que » una vez que se instala, ya no se va mas», gracias a tratamientos, medicamentos, Curanderismos y/o Brujerias… (ya que doy Fe de que es una dolencia que a quien la sufre; no le importa el Como, sino el Cuando y Hasta Cuando, le dolera o dejara de doler … ) .. como te decia, aunque lo ha llevado lo mejor posible… algo que no se puede ni pudo evitar… es la perdida de Calidad de Vida, debido a estos dolores a veces llamados «Mudos» ..casi diciendo que no son tan brutales porque no hacen ruido…
    Seria Espectacular que se encontrara no una cura, sino mas bien una «Prevencion» que evitara a las personas, no solo.. o sobre-todo a las Mujeres… «Cimientos» de la Sociedad y La Familia.. o tal vez seria mas exacto, enumerarlo al reves.. no.?

    Responder
    1. ignacio Nájera García-Segovia

      Hola Mario,
      Nada que añadir a los comentarios que haces sobre tu madre. En lo tocante al dolor, las mujeres son verdaderas heroínas; porque el verdadero héroe no es el que da una campanada en un momento dado sino el que lleva paciente y calladamente sus limitaciones todos los días.
      En cuanto a la prevención… estás tocando la materia del segundo artículo porque las tareas domésticas son un verdadero vivero de artrosis… y ahí es donde los hombres podemos empezar a devolver lo mucho que nos han dado nuestras mujeres a lo largo de la vida.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *