La Faja Laboral protege tu espalda

 

Si esporádicamente levanta algún peso, hágalo flexionando los pies y con la espalda recta. Ahora bien. si en su trabajo realiza frecuentes esfuerzos físicos, proteja su espalda con una faja laboral, pero solo cuando los lleve a cabo, ya que su uso continuado debilita la musculatura. De este modo evitará lesiones, algunas tan molestas y complicadas de corregir como las hernias de disco.

Ignacio Nájera. Gerente de Ortopedia Orto-Center. Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *