OSTEOPOROSIS VERTEBRAL: TRATAMIENTO ORTÉSICO

 

TRATAMIENTO ORTÉSICO DE LA OSTEOPOROSIS VERTEBRAL

Las fracturas vertebrales plantean un serio problema de salud para la población afectada, no sólo por sus complicaciones a largo plazo, que ahora veremos, sino porque dichas fracturas suelen pasar inadvertidas, haciendo aún más graves las consecuencias de las mismas.

Efectivamente, el dolor agudo provocado por las fracturas vertebrales es interpretado por el paciente como algo inherente al proceso de envejecimiento y como el dolor, en muchos casos es soportable y remite, el paciente vuelve a la normalidad sin saber que ha sufrido una fractura. Dos tercios de estos pacientes nunca son vistos por un médico cuando la fractura es aguda, descubriéndose más tarde una pérdida de estatura o una deformidad cifótica. El problema es que el encorvamiento o cifosis de la espalda provoca un círculo vicioso que facilita el colapso o acuñamiento de otras vértebras. La prevalencia de deformidad vertebral en mujeres mayores de 50 años es del 25%.

COMPLICACIONES DE LAS FRACTURAS VERTEBRALES

El acuñamiento y/o aplastamiento vertebral produce un encorvamiento (cifosis) de la espalda, lo que tiene varias consecuencias:

  • Al reducir la capacidad torácica se reduce la función respiratoria. Hay estudios que acreditan un incremento de mortalidad por enfermedad pulmonar en este tipo de pacientes.
  • También puede quedar comprimido el estómago, produciendo una forzada sensación de saciedad y la consiguiente pérdida de peso.
  • La deformidad resultante puede provocar una pérdida de autoestima así como un carácter más aprensivo, lo que en ambos casos puede complicarse con una depresión.
  • Cuando el dolor no puede ser correctamente mitigado con analgésicos u órtesis, requiere hospitalización y la estancia en cama una pérdida adicional de masa ósea.
  • Al dolor agudo provocado por la fractura se le suma el dolor crónico por la artrosis, micro fracturas recurrentes y fatiga muscular por la postura cifótica.
  • La buena noticia es que rara vez tiene consecuencias neurológicas, es decir, que no suele haber una compresión medular.

Ante este panorama está claro que cuando se trata de la osteoporosis lo mejor es prevenir,(ver artículos anteriores) pero una vez que se instaura la enfermedad hay que tratarla de la mejor manera posible.

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO DE LA OSTEOPOROSIS VERTEBRAL

Los procedimientos más comunes son vertebroplastia y cifoplastia y consisten en inyectar cemento en la vértebra colapsada para que recupere su forma y consistencia. Para más información consultar en páginas especializadas.

TRATAMIENTO ORTÉSICO DE LA OSTEOPOROSIS/ FRACTURA VERTEBRAL

Las ortesis de columna existentes en el mercado no revierten las fracturas provocadas por esta patología y tampoco la pérdida de hueso pero si contribuyen a mitigar el dolor y detener o al menos ralentizar la deformidad de la columna afectada por la pérdida de hueso. A continuación describimos brevemente las principales órtesis existentes en el mercado:

  • Marco de hiperextensión de Jewett. Es una estructura metálica que presiona por la espalda las vértebras dorsal 12 y lumbar 1 y por delante se apoya en el esternón y la sínfisis púbica (el hueso que hay en la zona del pubis).De esta forma consigue “estirar” la lordosis o curva lumbar aliviando la presión y el dolor en esa zona. Es una órtesis algo fastidiosa y sólo sirve para fracturas en la D12 y L5 pero funciona.
  • El Spinomed es un body con un bolsillo interior en la espalda que alberga una placa de aluminio a la que se le da previamente la forma de la espalda de la paciente. La placa de aluminio viene a hacer las veces de guía o tutor para la columna evitando que siga “encorvándose”. El Spinomed se confecciona a medida y es bastante bien aceptado por las pacientes. El ser un body es un inconveniente en el caso de que la paciente sufra pérdidas de orina.
  • El corsé de termoplástico a medida. Actua ejerciendo presión en tres puntos: zona pélvica posterior, zona dorsal debajo de las escápulas y en la parte anterior, con lo que aumenta la presión abdominal. De esta manera se produce una relajación muscular y un alivio del dolor.

Existen otros muchos tipos de órtesis, entre ellas muchas fajas semirrígidas pero hemos visto las más usadas en fracturas osteoporóticas de columna. Siempre es el especialista el que decide cuál es la más adecuada, teniendo en cuenta la edad, y el estado del paciente, el tipo de fractura, la necesidad de inmovilización etc.

Ignacio Nájera García-Segovia

Gerente de ortopedia Orto-Center

2 pensamientos en “OSTEOPOROSIS VERTEBRAL: TRATAMIENTO ORTÉSICO

  1. Mario Gomez

    Estimado Doc Nacho.
    Como Ud sabrá, debido a mis Origenes… he adquirido costumbres Campestres que me alejan subconscientemente de pildoras, inyecciones o exploraciones sub-cutaneas..(lo del dedo, bah..)
    En éstas Tierras Quijotescas descubrí Nuevos Horizontes que me afirman en mis «conceptos médicos» ..=
    «Donde haya un Buen Chorizo Colorado Segoviano»… dificilmente se pueda torcer ninguna espalda» ..
    ( a sus contenidos Proteicos, hago Referencia, obvio )
    Por cierto: Yá se acabose el susodicho …
    Un saludo.
    Siempre Suyo.
    El Electricista.

    Responder
    1. ignacio Nájera García-Segovia

      Estimado Adelantado de las Indias Occidentales, Don Mario Gómez de Mendoza
      Es gran regocijo para mí tener noticias de Vuestra Merced. A fe mía que uvo gran juicio y descernimiento el Rey nuestro Señor Don Fernando de Aragón, que Dios guarde en su gloria, cuando prohibió pasar a las Indias a abogados, meretrices, murcianos y gentes de mal vivir, para evitar contaminar el nuevo mundo con los pecados del viexo. Mas non acertó nuestro muy católico Rey al dejar fuera de la lista maldita a los galenos, que en tierras de Castilla apodamos matasanos. Decís vos, y decís bien, que non hay mejor medicina que el buen comer y el buen yacer, siempre que se haga en buena Ley cristiana y con fembra bautizada. Y de entre las viandas con las que el Sumo Facedor nos bendixo a la cristiandad, non fayareis mexores manjares que los chorizos castellanos, de quien es muy devoto nuestro glorioso emperador Don Carlos I. Mas guardad cuidado!! Que de tanto deleitarse con el chorizamen anda el monarca con asaz padecimiento de gota. Guardad mesura en el yantar, mi Señor Don Mario, a quien Dios guarde muchos años.

      14 de marzo de 1523 del año de nuestro Señor.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *