¿CÓMO COMER BIEN SIN VIVIR AMARGADO Y SIN ENGORDAR?

 

En este mundo contemporáneo en el que la obesidad campa por sus respetos y sus dos principales pandemias (diabetes y enfermedad cardiovascular) aumentan sin cesar, proliferan en paralelo dietas y regímenes de lo más variopinto, junto con nuevos credos (el veganismo, vegetarianismo etc) en un intento de escapar, no a la quema, sino a la falta de quema de grasas. Prometo que un día analizaremos los peligros de estos “inventos” contemporáneos.

Otros piensan que para estar en forma hay que vivir amargado y privado de todo pero eso no es verdad. Sólo hay que comer con sentido común y hacer algo de ejercicio. Adjuntamos una tabla en la que se esbozan las líneas maestras de una alimentación sana.

 

 

 

 

¿HAY ALIMENTOS PROHIBIDOS?

Es verdad, es verdad. No hemos hablado de la cervecita, del vino de Rivera del Duero, del chorizo, del chocolate. ¿Debemos renunciar a ellos? No por cierto, pero de eso hablaremos en el próximo artículo. Baste como adelanto que los mayores cátedros y gurús del tema a veces fallan en explicar la situación con la sabiduría y sencillez de nuestras madres: “lo que mata es la cantidad”.

NI TANTO

NI TAN CALVO

 

 

 

 

 

 

 

 

Ignacio Nájera García-Segovia

Gerente de Ortopedia Orto-Center

 

6 pensamientos en “¿CÓMO COMER BIEN SIN VIVIR AMARGADO Y SIN ENGORDAR?

  1. Carmen Fernandez

    Me encanta el positivismo que desprende el articulo y la tabla. No hay que amargarse porque llega el veranito, hay que disfrutarlo! Buenos consejos. Gracias.

    Responder
  2. Enrique

    Siempre me he preguntado que cuando veo a una persona equilibrada de peso y bien cuidada, si está así por una persona equilibrada por estar así o esta equilibrada por estar así. La verdad es que la determinación, y el equilibrio mental es determinante a la hora meter la cuchara en el plato, así es que …a pensártelo bien antes de pedir el jin tonic

    Responder
  3. ignacio Nájera García-Segovia

    Hola Jose Enrique,
    Tu comentario es muy cierto. Es verdad que en algunos casos, detrás de una persona obesa hay problemas endocrinos serios, pero muy a menudo hay una gran incultura. Como es más fácil ver la paja en el ojo ajeno, que la viga en el propio, esto lo ví claramente en EEUU, donde las personas de alto nivel educativo estaban en su mayoría delgadas o casi. Sin embargo entre la población de bajo nivel, y esto se ve en la forma de vestir, de hablar y muchos otros detalles, veías unas obesidades espectaculares.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *