Archivo de la etiqueta: artroscopia de rodilla

RODILLA, consideraciones terapéuticas y preventivas

Carlos Jimenez EscolanoCarlos Jiménez Escolano nace en Madrid en 1949. Estudia Medicina en la Universidad Complutense, licenciándose en julio de 1976 y especializándose en Traumatología y Cirugía  Ortopédica. Es Diplomado en patología ósea mineral. Doctor en Historia de la Medicina y de la Ciencia, Diplomado en Medicina del  Deporte. Miembro  numerario de la sociedad Española de Cirugía Ortopédica y traumatología y Secretario General de la Asociación Española de Médicos Artistas y escritores y experto en en cirugía artróscopica de rodilla

#rodilla wikimedia.orgAproximación a la patología de la Rodilla

La patología articular, que a grandes rasgos podemos clasificar en inflamatoria, degenerativa y traumática, en el caso de la rodilla, adquiere una personalidad propia, muy característica que le confiere un enfoque terapéutico y, cómo no, preventivo, muy singular, en virtud de su estructura anatómica y su fisiología.

Qué duda cabe que la aparición y  desarrollo de la artroscopia, inventada en los años treinta del siglo pasado por el japonés Kenji Takagi, y extendida por Europa por Henri Dorfmann, imprimió un gigantesco salto cualitativo en la comprensión de esta articulación y en su tratamiento, así como también lo han sido los avances tecnológicos en la industria de materiales biodinámicos para conseguir el progreso y perfeccionamiento en las técnicas quirúrgicas, avances en materiales protésicos y plastias y un más elaborado y personalizado tratamiento rehabilitador. Pero, con toda seguridad la cenicienta en los avances del tratamiento, ha sido la prevención en la patología de la rodilla.

Podemos afirmar que donde la contribución del paciente resulta de mayor interés es en los procesos inflamatorios y artrósicos. El control de la obesidad, gran enemiga de las articulaciones de carga, la corrección de los hábitos dinámicos y posturales, profesionales o no, que crean sobrecargas crónicas articulares y las conductas alimenticias generadoras de trastornos metabólicos por parte de la población, educada en estas costumbres de forma adecuada desde la más tierna infancia, evitarían buena parte de enfermedades que acaban en manos del cirujano.

Finalmente qué decir de la práctica del ejercicio físico sin control de profesionales y sin una adecuada preparación para su ejecución que prevenga multitud de lesiones que podían haberse evitado, siendo los principales deportes que nos aportan mayor patología a los traumatólogos el fútbol, el esquí, el ciclismo y motociclismo, el tenis y, en general, todos aquellos conocidos como deportes de contacto y los, cada vez más en boga, deportes de riesgo, los cuales conducen al cirujano ortopédico a mantenerse en constante evolución de las técnicas más precisas para los casos manifestados en actividades deportivas de nueva aparición.

Dr. D. Carlos Jiménez Escolano