Archivo de la etiqueta: artrosis

Artritis y Artrosis: diferencias

 

La artritis consiste en la inflamación de una articulación y suele ser consecuencia de una contusión, una enfermedad autoinmune o una infección. La artrosis, sin embargo es una degeneración como consecuencia del envejecimiento y desgaste del cartílago articular. Ambas cursan con dolor y Limitación de la movilidad.

Ignacio Nájera. Gerente de ortopedia Orto-Center. Madrid

ARTROSIS Y MUJER (II): PREVENCIÓN Y MEJORA

                                                                                                                        

Veíamos en el artículo anterior que la mujer tiene más tendencia que el hombre a padecer artrosis. También veíamos que algunos de los factores determinantes de esta enfermedad son modificables, y uno de ellos, no poco importante, es el entorno de trabajo, ya sea el que se desempeña fuera de casa como el doméstico. Hoy queríamos centrarnos en esta cuestión porque, al ser muy modificable, se pueden adoptar medidas efectivas para prevenir esta patología y mejorar de un modo efectivo la calidad de vida de la mitad, o más, de la población.

EL MERCADO LABORAL FEMENINO

Según un estudio efectuado por el instituto de la mujer, resumido en el gráfico de debajo, hay sectores de actividad en los que la presencia de mujeres es mucho mayor que la de hombres. Esto nos da pistas sobre algunos de los problemas de salud que de ellos se pueden derivar.

  • Las mujeres tienen una enorme presencia en trabajos administrativos, en los que tienen que pasar muchas horas sentadas junto a una mesa, con los consiguientes problemas de sedentarismo, malas posturas de espalda y cervicales.
  • También tienen una gran presencia en hostelería donde en muchas ocasiones hay que pasar mucho tiempo de pie, lo que perjudica pies y rodillas, además de la mala circulación, etc.
  • Por último, en empleos no cualificados, donde destacan por su ingente número las trabajadoras de la limpieza, las labores repetitivas y a menudo en posturas forzadas (limpiar cristales…) fomentan las enfermedades articulares como la artrosis, en manos, dedos, pies y espalda.

¿QUÉ PUEDEN HACER LAS AFECTADAS PARA MEJORAR ESTA SITUACIÓN?

En los trabajos que requieran estar mucho tiempo sentados, donde incluimos también los de tipo directivo donde hay que asistir a largas reuniones:

  • Hay que sentarse lo más atrás posible, apoyando la columna firmemente contra el respaldo, que ha de sujetar fundamentalmente la zona dorso-lumbar. Así se consigue que la espalda mantenga su postura fisiológica, evitando desgastes de los discos intervertebrales.
  • Las rodillas deben formar ángulo recto con las caderas
  • La mesa debe llegar a la altura del esternón y la silla debe estar cerca de la mesa. Con esto se evita tener que encorvarse.

En los trabajos que requieran estar de pie

  • Si es posible, caminar en vez de estar parados, como por ejemplo en los trabajos de vigilante jurado, policía…
  • Si no hay más remedio que estar de pie parado (barra del bar, peluquería, etc.) poner siempre un pie más adelantado que el otro y cambiar a menudo de posición, de este modo vamos alternando el lado del cuerpo que absorbe el peso mientras que el otro descansa.
  • Algo de tacón, entre 2 y cinco centímetros, descarga un poco los talones y espalda, y sobrecarga razonablemente la zona delantera del pie. Más de 5 cm nos ocasionará, a la larga, hundimiento de los metatarsos.
  • Hay que caminar con la cabeza erguida y en postura relajada. Si vamos mirando al suelo la espalda se encorvará automáticamente. Si queremos ir demasiado erguidos alteraremos las curvas naturales de la columna.

En los trabajos domésticos, en los que hay que pasar largos períodos de estar de pie, adoptar posturas forzadas (para limpiar cosas que están altas o bajas), y/o repetitivas, hay que procurar organizar las tareas de modo que:

  • Se alternen las actividades, para no estar demasiado tiempo seguido de pie, inclinado fregando …
  • Se intercalen períodos de pequeños descansos entre tareas. Esto nos servirán para estirarnos, relajarnos, etc.
  • Modificar el mobiliario, especialmente mesas y sillas, recordando que lo blando es perjudicial (sofá, sillón, cama) y adecuar la altura de los objetos, la iluminación, etc.

¿QUÉ  PODEMOS HACER LOS HOMBRES?

Las tareas domésticas han sido una competencia exclusiva de las mujeres hasta hace unas pocas décadas. Las larguísimas jornadas laborales, tanto en campo como en ciudad, dejaban al varón el tiempo justo para cenar y dormir. Pero el acortamiento de las jornadas laborales, los fines de semana de dos días o dos días y medio, así como la incorporación masiva de las mujeres al mercado laboral, hacen factible, justa y necesaria la participación de los hombres en las tareas domésticas. Y debería buscarse en este reparto de las tareas llegar al 50% de las mismas, cada uno según su habilidad. En este sentido, en la medida en que los varones, planchemos, barramos, freguemos y limpiemos, ahorraremos a las mujeres, en este aspecto más frágiles, horas de estar de pie, que pueden aprovechar para caminar más y cuidarse mejor.

Además, las tareas domésticas suponen una sobrecarga física y psicológica y disminuyen el tiempo y la calidad del descanso, propiciando la acumulación de la fatiga. Compartir esta carga con los hombres mejorará el descanso de las mujeres. Obrando así todos saldremos ganando porque tendremos más armonía familiar, enviaremos un potente mensaje educativo a nuestros hijos e hijas y trabajaremos activamente por la salud de la mitad de la humanidad.

Ignacio Nájera García-Segovia

Gerente de Ortopedia Orto-Center

ARTROSIS Y MUJER

El organismo de la mujer, es una fascinante máquina preparada por la evolución para unas complejísimas y cruciales funciones biológicas, que en contrapartida, le hacen susceptible de padecer diversas complicaciones y patologías, afectando, una buena parte de ellas, al aparato locomotor.

El cuerpo femenino ha evolucionado  de un modo que le hace más resistente en unos aspectos (a las infecciones, al dolor…) pero algo más frágil desde el punto de vista de huesos y articulaciones.

A las complicaciones de origen morfológico y biológico, se le suman condicionantes sociológicos y laborales que vienen a complicar la situación, agravando la desventaja física de partida de nuestras compañeras y consortes.

CONDICIONANTES BIOLÓGICOS:  LA ARTROSIS

Las articulaciones son unas sutiles “bisagras” que nos permiten mover nuestros miembros de forma suave, eficiente y silenciosa. Una de las piezas esenciales de nuestras articulaciones son los cartílagos articulares. Los cartílagos, gracias a su elasticidad, soportan y distribuyen las diferentes presiones mecánicas que reciben, impidiendo que se lesionen los huesos.

Por desgracia, estos cartílagos, como todo el tejido vivo, envejece y se va degenerando, originando la llamada artrosis. A medida que se gastan los cartílagos los huesos van chocando entre sí, produciendo dolor, inmovilidad y deformación.

La artrosis es, probablemente, la enfermedad más frecuente de las personas que superan los 40 años. A los 50 ya afecta al 90% de la población y por encima de los 60 la padece casi el 100%. Por tanto la artrosis forma parte del proceso normal de envejecimiento PERO hay factores que la favorecen y la mala noticia es que afecta mucho más a las mujeres, especialmente si hablamos de manos y rodillas. En la gráfica siguiente, tomada del estudio EPISER del Doctor Carmona, vemos que la prevalencia de artrosis de manos es cinco veces mayor en mujeres que en hombres, dos veces y media superior en rodillas y un 50% superior en columna.

 ¿Por qué la artrosis afecta más a las mujeres? Se ha demostrado que los condrocitos, es decir, las células de los tejidos cartilaginosos de las articulaciones tienen  receptores estrogénicos, que les hacen susceptibles de beneficiarse de estas hormonas circulantes en el torrente sanguíneo porque ente otras cosas contribuyen a la reducción del daño en el cartílago así como a su estabilidad. Por tanto se puede decir que los estrógenos son condro protectores y que la menopausia viene a reducir esta protección. Por supuesto que, además de la condición femenina, existen otros factores de riesgo que contribuyen a fomentar el desarrollo de la artrosis, y la buena noticia es que, a diferencia del sexo, algunos de ellos son modificables.

 FACTORES QUE DESENCADENAN LA ARTROSIS Y CÓMO PREVENIRLA

Factores no modificables

  1. La edad
  2. El sexo: por desgracia no es modificable.
  3. La menopausia: es un factor no modificable, aunque hoy en día en ciertos casos se pueden paliar sus efectos mediante un tratamiento hormonal sustitutivo.
  4. La genética: no es modificable, aunque conviene conocerla para intentar prevenir en lo posible esta dolencia.

Factores modificables

  1. El estilo de vida: el sedentarismo también favorece la degeneración. La función hace al órgano y el desuso del mismo también lo anquilosa. Esto sí es modificable. Hay actividades como tocar el piano o la flauta que previene la artrosis en los dedos.
  2. La obesidad produce una hiper presión, especialmente en los discos intervertebrales y las rodillas. Por tanto mantenerse en el peso adecuado ayuda a prevenir.
  3. Traumatismos. Es modificable en la medida en que se pueda evitar estilos de vida que los favorezcan.
  4. Incongruencia articular, como luxaciones, displasias, fracturas mal consolidadas. Algunas de estas situaciones son modificables, sobre todo a temprana edad. Por ello hay que corregir desde la niñez patologías como la escoliosis, displasia de caderas, dismetrías etc.
  5. Repetición exagerada de ciertos movimientos. Esta circunstancia conecta con algunas condicionantes sociológicos de la mujer que sí son modificables…pero de esto hablaremos en el próximo artículo.

En cualquier caso si tiene alguna duda, debe acudir a su médico de familia o a su traumatologo.

 

Ignacio Nájera García-Segovia

Gerente de Ortopedia Orto-Center

ARTROSIS: diagnóstico y tratamiento

DIAGNÓSTICO DE LA ARTROSIS

Artrosis sr.wikipedia.orgDecíamos el día anterior que la artrosis es una enfermedad degenerativa de  las articulaciones que comenzaba por el deterioro de los tejidos cartilaginosos de las mismas.

Este proceso, cuando está avanzado, a veces es detectable a simple vista, pero en general  la “prueba definitiva” que indica si hay artrosis no está al alcance de los ciudadanos de a pie sino que corresponde a los médicos de familia, que pueden encargar una radiografía o a los especialistas como los traumatólogos o reumatólogos, que tienen la potestad de pedir resonancias magnéticas.

TRATAMIENTO MÉDICO DE LA ARTROSIS

La artrosis, hoy por hoy puede mejorar su pronóstico ya que se puede ralentizar su evolución y/ o conseguir mejorar la calidad de vida del paciente. A efectos meramente informativos enumeraremos algunas de las técnicas más novedosas que utilizan los médicos en la actualidad:

  • Muchos médicos infiltran ácido hialurónico en las articulaciones afectadas por la artrosis, produciendo un efecto lubricante.
  • Cada vez más médicos utilizan el denominado plasma rico en plaquetas (PRP). Esta técnica consiste en sacar sangre del paciente, se centrifuga y se obtienen las PRP, que posteriormente se inyectan intra articulármente, obteniendo buenos resultados. Recientemente la Agencia Española del Medicamento ha declarado los PRP como medicamento.
  • Cuando la enfermedad está muy avanzada a veces no queda otra opción que sustituir la articulación por una prótesis, por ejemplo de rodilla.

OTROS MEDIOS

          • Esta enfermedad es en ocasiones muy dolorosa y, más allá de los conocidos antiinflamatorios y analgésicos, la fisioterapia también ayuda eficazmente a paliar los síntomas, como el dolor o el edema. Actualmente se están utilizando técnicas novedosas como la crioterapia que,  básicamente consiste en aplicar frío en zonas muy localizadas consiguiendo resultados analgésicos.
          • Las ortesis contribuyen entre otras cosas a detener la deformidad de algunos miembros o a dar estabilidad/ seguridad a los mismos.
          • Recientemente ha aparecido un nuevo tipo de establecimiento especializado en el dolor articular, el Instituto Europeo del dolor articular IEDDA, que puede ayudar a mejorar la calidad de vida de nuestros mayores. 
Ignacio Nájera García-Segovia    
Gerente de ortopedia, Orto-Center, S.L.
https://es.linkedin.com/pub/ignacio-nájera/28/822/669

RODILLA, LAS CINCO PATOLOGÍAS MÁS COMUNES



Foto NachoLas distintas patologías de rodilla pueden ser:

De origen traumático,  consecuencia de un accidente o un sobreesfuerzo,

De tipo degenerativo como consecuencia del desgaste propio de la edad. 

1.- TENDINITIS ROTULIANA o rodilla del saltador

El tendón rotuliano une la rótula a la tibia (hueso de la espinilla) y se puede irritar o inflamar cuando se practican deportes en los que se salta reiteradamente como el baloncesto, el voley ball, fútbol etc. La tendinitis rotuliana es típica de niños que practican estos deportes con intensidad.

2.- ROTURA DE LIGAMENTOS

Los ligamentos cruzados dan estabilidad a la rodilla haciendo que no sobrepase sus límites anatómicos y biomecánicos. Se pueden lesionar por movimientos bruscos o forzados, o por impactos típicos de ciertas actividades deportivas como el fútbol, el esquí o el ciclismo intenso. Se produce dolor intenso de rodilla e incapacidad de apoyar la pierna..

3.- ROTURA DE MENISCOS

#rodillaLos meniscos son unos discos cartilaginosos en forma de media luna, que se sitúan sobre la meseta tibial, rellenando el espacio entre el la tibia y el fémur y actuando de amortiguadores. El sobreesfuerzo inherente a diversos deportes como el fútbol, el esquí y otros puede llevar a su rotura. EL síntoma más frecuente es dolor en la cara interna o externa de la rodilla.

 4.- CONDROPATÍA O CONDROMALACIA ROTULIANA

Caracterizada por la degeneración de la superficie del  cartilago que constituye la cápsula posterior de la rotula. Produce malestar o dolor sordo alrededor o detrás de la rótula.

5.- ARTORSIS

Los huesos de la rodilla están recubiertos de tejido cartilaginoso que hace que aquellos se articulen sin rozarse entre sí. Estos cartílagos, con la edad, y los traumatismos van adelgazando hasta que los huesos empiezan a rozar entre sí y a deformarse. La artrosis cursa con dolor, inflamación y rigidez en la articulación. Es una enfermedad típicamente degenerativa que aparece con la edad y se agrava con el sobrepeso.

Si tiene cualquier duda, lo mejor es que acuda a su médico de familia o al traumatólogo

En sucesivos encuentros iremos abordándolas una a una desde el punto de vista de la prevención y la utilidad de las ortesis.

Ignacio Nájera García-Segovia

Gerente de ortopedia, Orto-Center, S.L.

https://es.linkedin.com/pub/ignacio-nájera/28/822/669